lml

Posts Tagged ‘25 Enero’

No he tenido tiempo

In Uncategorized on 19/04/2012 at 8:43 pm

Estudiar árabe y redactar la Constitución: dos cosas que en Egipto se dejan para última hora

Dicen que dejar las cosas para última hora es típico de españoles, de estudiantes, de humanos. En mi triple pereza –española, estudiantil y humana- termino dejando el estudio del examen final de árabe para el último minuto. Mi profe lo nota en el resultado y frunce el cejo: “No he tenido tiempo”, le digo. Y es cierto… en parte.

Llegeix la resta d’aquesta entrada »

Hay que volver a Tahrir

In Uncategorized on 20/11/2011 at 11:51 pm

Me saca Enrique de la cama con una llamada: hay que volver a Tahrir.  

Retrocedamos 48 horas. El pasado viernes decenas de miles de egipcios volvieron a tomar Tahrir para pedir la caída del mariscal Husein Tantaui, que encabeza el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, la junta militar que gobierna Egipto desde la caída de Mubarak. A la convocatoria inicial de los grupos de revolucionarios se le unieron enseguida los Hermanos Musulmanes y los salafistas. Faltaban diez días para las elecciones y en materia de campaña electoral, Egipto no es ninguna excepción. Los candidatos egipcios se suben al primer carro que pasa.

El resultado fue una buena muestra de lo que es Egipto tras la revolución. Los manifestantes marcharon a la sombra del gigante calcinado que albergaba la sede del PND, el partido de Mubarak. A diferencia de las de los meses posteriores a la caída del rais, la del viernes no fue una manifestación tricolor. Dominaron el verde del Partido Libertad y Justicia de los Hermanos, el azul del partido salafista Al Nur y el negro de las banderas que rezaban ‘no hay más dios que alá’ –las mismas que utiliza Al Qaeda- de los barbudos más barbudos. De vez en cuando era posible ver las pegatinas amarillas y negras de quienes piden la anulación de los juicios militares o banderas negras con el puño blanco alzado, el símbolo del movimiento de jóvenes del 6 de Abril.

Grandes escenarios dominaban la plaza y, encaramados sobre ellos, salafistas e islamistas lanzaban sus imprecaciones histéricas a una multitud de barbudos solitarios o barbudos acompañados de una mujer en niqab y sus retoños. Aquí y allá los vendedores ambulantes repartían te, refrescos, pan o bollos en un ambiente muy diferente al que habría al cabo de unas horas, cuando los jóvenes de la revolución sustituyeron a los islamistas y comenzaron los enfrentamientos con la Policía. El resto lo habréis leído en los medios.

Hoy hay que volver a Tahrir. Me encuentro con Belén y Abdu en el puente de Qasr al Nil. La entrada a la plaza está cortada y Abdu nos deja pidiéndonos que tengamos cuidado. Antes de salir del coche me guiña el ojo: “Laura, esto es igual que en enero!”.

Cuando llegamos, los ocupantes de la plaza Tahrir se encuentran en proceso de despertarse a la manera egipcia: con un café turco y un bol de ‘koshari’, el plato egipcio por excelencia hecho con macarrones, arroz, fideos, lentejas, garbanzos, cebolla picada y salsa picante.

La multitud dista mucho de ser la que protagonizó la revolución en enero. Chavalines y adolescentes de los barrios más humildes de El Cairo se han apoderado de la plaza y de la calle Mohamed Mahmud, donde están sucediendo los enfrentamientos más duros con la policía. Críos montados en motos –los mismos que suelen agarrar a las chicas por el trasero en plena calle- cruzan la multitud a todo trapo. Algunos gamberrillos se han subido a los muros que protegen la Universidad Americana de El Cairo y se pasean por allí alegremente mientras otros golpean sin cesar las barandillas metálicas de la plaza.

El ambiente es absurdo, ridículo y patético. Me da pena que nadie parezca tener otro propósito que el de hacer el gamberro.

Tras un rato en la plaza, comenzamos a identificar a algunos activistas y hablamos con ellos. Siguen pidiendo la dimisión de Tantaui, la anulación de los juicios militares a civiles y un calendario concreto que establezca una fecha para el traspaso de poder de la junta militar a los civiles y para la celebración de elecciones presidenciales.

Ya en la redacción, el volumen de trabajo nos ahoga. Gente de todo tipo comienza a desfilar hacia Tahrir. En seguida los principales activistas comienzan a retransmitir la concentración por Twitter, señal inequívoca de que aumenta el número de activistas.

Cuando la policía echa a todos los manifestantes de la plaza y estos vuelven a tomarla en apenas media hora, en la redacción todos nos miramos con preocupación. Aprovechará la junta militar para suspender las elecciones con la excusa de que la situación de seguridad es demasiado inestable como para celebrarlas?

Mientras, crecen las similitudes entre lo que estamos viendo y los días posteriores al 25 de enero:la incertidumbre sobre lo que pasará, la furia de los manifestantes contra la autoridad y la incapacidad de los que mandan para leer las señales de humo (lacrimógeno) que llegan desde la plaza.

A medida que pasan las horas empieza a quedar claro que esto no es sólo una concentración de ‘baltageya’ sino que existe un sector de la sociedad egipcia que no está contento con el Gobierno militar. Hay quienes alertan que la junta debe hacer concesiones a los manifestantes antes de que este copito se convierta en una bola de nieve imposible de parar. Otros recomiendan esperar y ver si esta protesta multitudinaria pero todavía minoritaria cala en la sociedad egipcia.

Tras un día de trabajo maratoniano donde se han formulado más preguntas de las que se han contestado, sólo queda seguir con un ojo enganchado a Twitter y Al Jazeera y otro a la cómoda mayoría absoluta sobre la que asienta ahora sus posaderas el Partido Popular.

Al final, el resumen del día queda en una de esas frases que a veces se escuchan por las redacciones por encima del barullo de la tele, del pitido de los teléfonos y del repicar de los teclados. Cuando una frase de esas se deja oír, los periodistas levantan las cejas, le dedican dos segundos a la idea, deciden que no sirve para su artículo, la olvidan y siguen con su tema. Hoy alguien dijo:

“A ver qué pasa chicos, podemos estar en el germen de algo grande”